• logo pilates

 
10 Principios básicos del movimiento

Son los que hacen único al Pilates. Durante la ejecución del ejercicio deberán tenerse en cuenta pues son su personalidad y carácter:


  • pelota1
  • pelota2
  • pelota3
  • pelota4
  • pelota5
  • pelota6
  • pelota7
  • pelota8
  • pelota9
  • pelota10

Tome conciencia

Ninguna persona será capaz de realinear su cuerpo sin ser consciente de su estructura y de cómo se mueve. Con el paso del tiempo nos acostumbramos a las desalineaciones y cuanto menos conscientes seamos de ello mayores serán los desajustes. Tomar conciencia de esto supondrá los cimientos para el cambio.

Logre el equilibrio

Debemos buscar el equilibrio trabajando varios grupos musculares y distintos planos de movimiento. La palabra equilibrio también puede referirse al bienestar general de un individuo, un equilibrio entre cuerpo, mente y espíritu. Es importante pues desarrollar una musculatura de forma uniforme de manera que el cuerpo funcione sin obstáculos, gozando de verdadera flexibilidad y alcance así el bienestar.

Respire correctamente

En pilates nos esforzamos por enfatizar la expansión lateral y posterior de la caja torácica durante la inspiración, además de llevar el aire hasta los pulmones. Respiración que ayuda a mantener la contracción de los músculos abdominales durante todo el ejercicio, que a su vez ayuda a la estabilidad del tronco.

Concentración profunda

Cuando se coloque en la posición inicial de cualquier ejercicio tome conciencia de la información más importante: qué músculos necesita activar, cómo debe alinear el cuerpo y cómo elige respirar. De esta manera puede hacer que trabaje con mayor precisión e intensidad que si no piensa en ello.

Céntrese

Se trata de encontrar el punto que constituye en nosotros el centro de gravedad. En las mujeres se encuentra a la altura del primer y segundo segmentos sacros, por su cara anterior, flotando en medio de la cavidad de la pelvis. En los hombres suele encontrarse algo más arriba, a la altura del ombligo. Estas diferencias se deben a que los hombres suelen tener un tren superior pesado y las mujeres llevan su carga en la zona pélvica. Es importante que descubra y experimente con su centro de gravedad porque eso es el powerhouse o centro energético.

Gane control

Es el resultado de fusionar todos los principios anteriores. Hay pocas cosas tan hermosas e inspiradoras observar a atletas, bailarines, gimnastas o patinadores artísticos con un inmaculado control de sus movimientos. Al principio ganar control es cuestión de práctica, práctica y más práctica. Lo ideal es que un profesor que haya alcanzado el control le guíe en el proceso.

Sea eficiente

Cuando hacemos pilates nos centramos en el trabajo que se requiere, extrayendo la cantidad de energía necesaria, ni más ni menos. Mientras, el resto del cuerpo permanece tranquilo y relajado. Cuanto más difícil y exigente resulta un ejercicio, mayor ha de ser la relajación para conseguir esta eficiencia en el movimiento.

Cree fluidez

Debe percibirse como un movimiento continuo. Aunque a veces el/la profesor/a hacen correcciones y comentarios y que puede necesitar detener la clase para hacerlo, la sensación general que se tenga ha de ser de continuidad de cada movimiento y de la sesión en su totalidad.

Sea preciso/a

Sin esta cualidad el trabajo en pilates resultará algo insignificante. La precisión requiere de una completa integración muscular a la que después puede seguir un aislamiento de ciertos músculos o grupos musculares. Sentirás una mayor profundidad en realización de los movimientos con precisión, pues es la base de todo trabajo correctivo.

Busque la armonía

Como culminación de lo que aspiramos a conseguir. Es la recompensa última al compromiso y al trabajo duro. Significa salir de una sesión de pilates y sentirse rejuvenecido/a, ser consciente de cada uno de nuestros músculos y sentir la profundidad de cada respiración. Implica estar centrado, concentrado y en control, moviéndonos no sólo con eficacia, sino con fluidez y precisión.


Pocos acondicionamientos físicos pueden conseguir un resultado tan profundo como el pilates, y millones de personas ya lo están experimentando. Es imprescindible que su mente, su cuerpo y su corazón estén abiertos a este aprendizaje, si lo están las posibilidades pueden resultar infinitas.